Lanegan en la Capitol (2010)

Otra vieja crónica que rescato, aunque ésta sí es bastante especial por ser uno de los mejores conciertos que he visto en mi vida y lo curioso es que no había ni una sola guitarra eléctrica sobre el escenario. Sólo una acústica y una tremenda voz.

18/03/2010. Mark Lanegan. Sala Capitol (Santiago de Compostela)

Voy a dejar una pequeña reseña a mi manera del concierto acústico que nos obsequió el gran Mark Lanegan el pasado martes 18 de marzo en la sala Capitol de Santiago de Compostela,… no esperen imparcialidad con uno de mis cantantes del alma, porque no sería capaz de encontrármela.

Santiago nos recibió con un calor aplastante y una huelga de basuras asfixiante a primera hora de la tarde,… cervecitas en la comida, recorridos por la zona vieja con más cervecitas, tapas, helados y más cervecitas antes del evento consiguieron que este abuelo llegara con las fuerzas justas a las puertas de la sala y con media melopea fruto del calor y el abrevar, lo que le hizo pensar que si el concierto era acústico igual nos ponían unas sillas para descansar mis doloridos pies,.. no fue el caso y no quedó más remedio que sacar fuerzas de un par de cacharros bien fríos de gin-tonic para centrarnos al motivo de la visita a la capital.

No era la primera vez que me enfrentaba aun concierto de mi héroe ya que lo había visto en Madrid junto a Greg Dulli, aunque en esa ocasión no me acabara de convencer el invento de los The Gutter Twins en directo (en disco sí), pues las dos voces de estos míticos cantantes no me pareció en ningún momento que casaran demasiado bien,… pero es otra historia… en esta ocasión era sólo él el dueño del escenario, acompañado de un guitarra que también hizo algunos coros, llamado Dave Rosser,… gran acompañamiento, por cierto, gran maestría con la acústica y unos coros en su justa medida…

Con media hora de retraso nos metimos en la sala para ver si nos escaqueabamos del telonero, Duke Garwood, que ya conocía del concierto de Madrid y me pareció bastante pesadito, la verdad… al final del susodicho sólo se vio una guitarra apoyada, porque no hizo acto de presencia, ni idea del por qué ni me molestó en absoluto…

Con adelanto sobre lo previsto aparecieron los dos en escena, el amigo Lanegan vestido de oscuro riguroso y con su característico y adusto porte se dirigió a su micrófono y sin mediar palabra empezó a desgranar When You Number Isn’t Up de su último disco del 2004, Bubblegum… el barullo, silbidos, gritos y desmadre que precedió a su salida se desvaneció al instante al empezar a sonar su profunda, ajada y atronadora voz en la sala,… si alguien tenía dudas sobre el estado de forma vocal del cantante quedaron despejadas desde la primera palabra… impresionante y rotundo desde los momentos más suaves a los más altos del registro, se metió a la sala en el bolsillo con el único arma de una voz especial, peculiar, emocionante y a la que además su talento le permite dotar de una expresividad y fuerza que no deja indiferente… todo ello unido a una cantidad de temas de sobra conocidos para los seguidores hizo que la sala permaneciera en un respetuoso silencio durante las canciones, dada la intensidad y profundidad de las que el maestro dota a sus interpretaciones, para estallar al final de cada una mientras Lanegan nos dedicaba un escueto thankyou… su discurso más largo fue para presentarnos al guitarra con un this is Dave Rosser o algo así… a veces sobran las palabras, la pirotécnia, los numeritos y los shows, como en este caso.

Una cosa que me llamó especialmente la atención dada mi cercanía al escenario y que no se puede captar en ninguna de las grabaciones en estudio por mucho que te las aprendas de memoria, es la sensación de concentración y de entrega que se notaba en su cara durante la interpretación de todos los temas,… o eso o es un excelente actor, que no lo creo… era increíble ver como esa cara que parece esculpida en madera, ese gesto adusto y austero se crispaba, cogía aire, gesticulaba, se contraía, se retorcía con una intensidad que no hubiera imaginado, mientras sus manos tatuadas estrangulaban el pie y el micrófono… debo decir que la fuerza y violencia con que exprimió sus vocales en On Jesu’s Program me dejó extasiado y no soy muy dado a emociones fáciles, dejándome uno de esos momentos de los que es difícil olvidarse.

Todo un rosario de temazos a lo largo de algo más de una hora, como Don’t Forget Me, One Way Street, No Easy Action, Like Little Willie John, One Hundred Days y visitas por sus orígenes en Screaming Trees o los más actuales Soulsavers… un par de versiones que me encantaron, especialmente Sweetnes de Yes (no conocía el tema y lo he tenido que buscar) y una encantadora Julia Dream de los Pink Floyd… se retiraron unos breves instantes y volvieron con los rituales bises para despedirse con el Hangin’ Tree de los Queens Of The Stone Age… una noche increíble donde mi héroe subió aún más alto en mi firmamento musical y donde el cansancio se evaporó sin dejar huella en los momentos de trance que duró el concierto… gracias, señor Lanegan por una maravillosa noche… un grande, sin duda…
……………………………………………………………………..

Actualizo para dejaros un tubito que he encontrado con un concierto de la misma gira pero un par de meses después del de Santiago para que os hagais una idea ya que una imagen suele valer más que mil de mis palabras:

Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s