The Cult – Electric

The Cult – Electric
Beggars Banquet, 1987
• 

Como me gustan las guitarras, como me gusta la electricidad, como me gustan esos discos directos, que van al grano, como me sigue gustando este Electric de los The Cult. Y además, que buenos recuerdos me trae.

Aunque mi memoria me engaña muchas veces, creo que lo escuché por primera vez en un pub que se llamaba Amordiscos, en la calle de los vinos de mi ciudad, un pub de mala reputación, lleno de melenudos malencarados con mucho cuero y tachas tan de moda en aquella época y que solían ponerse de acuerdo para corear los temas Lil’ Devil o Wild Flower cada vez que los pinchaban. Fue un disco que tuvo muy buena aceptación en los locales rockeros de mi pueblo y yo no podía estar más de acuerdo con esa opinión. Que buen rollo me daba y que “cool” me parecía el sonido guitarrero y garajero, sonaba fresco y moderno en su simpleza, sofisticado y energético en su producción y sobre todo, como me enganchaba la peculiar voz de su cantante, Ian Astbury, poderosa y al borde de romperse acompañada por los riffs y los solos de su amiguete Billy Duffy. Y destaco ese amiguete en cursiva como ironía y dato sin contrastar, porque según las malas lenguas, a lo largo de los años de vida del grupo, los dos fundadores y líderes han sido de todo menos amigos.

No tardé mucho tiempo en encaramarme a la cabina donde pinchaba Leo, el barbudo e hiperactivo dueño del local para preguntarle quiénes eran los que estaban sonando,… The Cult“- me dijo… Pocas semanas después ya tenía el disco y lo saboreaba de principio a fin sin que me decepcionara, todo lo contrario, se me ajustaba como anillo al dedo con su potente sección rítmica, multitud de riffs de esos que enganchan y se quedan grabados, un estilo reconocible casi a la primera nota y una voz a la que ya perseguiría en el resto de su camino hasta el día de hoy.

Siguiendo su pista me compré el Love y el Dreamtime, más tarde Sonic Temple, totalmente diferentes pero en todos reconocibles, luego todo lo que sacaron hasta hoy, en una carrera larga y con altibajos pero siempre dejando patente su personalidad.

Electric es, para mi, su mejor disco aunque no alcanzara las cotas de éxito del Sonic Temple, el más fresco, directo y cañero, donde Astbury lleva su voz al límite, con nada de relleno y todo de inspiración en temas como los citados Lil’ Devil y Wild Flower o otros como Peace Dog, Aphrodisiac Jacket, quizás mi preferida, Love Removal Machine, la buena versión del Born To Be Wild o Memphis Hip Shake en cuarenta minutos de buen rock eléctrico al estilo AC/DC mezclado con unos Stones acelerados, con un toque de sofisticación que le da un aire original, lleno de energía sin pulir, sin medios tiempos y con alguno de sus riffs más celebrados, con un ritmo y una fuerza eléctrica que no bajan a lo largo de todos los surcos del disco.

The Cult – Aphrodisiac Jacket

Nos vemos.

Publicado en Desconcierto.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s