Rory Gallagher – Calling Card

Rory Gallagher – Calling Card
Chrysalis Records, 1976
• 

Estos días me ha dado por repasar la discografía de un viejo y muy querido amigo que tenía sólo un pelín olvidado o apartado. Un viejo amigo al que tengo especial cariño, al que quizás tengo idealizado pero que igual os quiero presentar no como fan o seguidor, sino como a alguien que ya casi es de la familia, alguien que te ha conquistado con su carisma, con su forma de hacer las cosas, con su sello, de esos a los que idolatras y no sabes explicar muy bien el por qué y al que el único pero que le pondrías es no haber podido disfrutar de uno de sus intensos directos.

Un tipo del que te gusta todo lo que oyes o indagas y que te mosquearía que hablaran mal de él si eso sucediera, un tipo que siempre prefirió hacer las cosas a su manera, vivir a su bola, un genial desconocido para la mayoría pero que se codeó y recibió elogios de personajes de la talla de Muddy Waters o Jerry Lee Lewis y dicen que desestimó una oferta de los The Rolling Stones para entrar en la banda como sustituto de Mick Taylor, prefiriendo su carrera en solitario. Un tipo al que su primera guitarra eléctrica, una Fender Stratocaster Sunburst del 61, según parece la primera que pisó Irlanda, le acompañó hasta su último concierto, ya gastada y mil veces reconstruida. Un tipo que se encontraba más a gusto en el calor del cara a cara del escenario que en el frío de los estudios.

Un tipo al que conocí hace muchos, muchos años en una cinta de cassette de aquellas TDK que me obsequiaron como regalo de despedida un par de chicos irlandeses, de esos con beca Erasmus, que pasaron una temporada como huéspedes en la casa de una ex-novia en Santiago y con los que había hecho buenas migas después de que pusieran a prueba mis capacidades etílicas en varias memorables ocasiones. Supongo que el regalo de despedida indicaba que había superado dichas pruebas. No recuerdo ni sus caras, ni sus nombres, apenas que tenían el pelo largo, castaño claro y uno de ellos rizado, no sé que disco o discos eran los grabados, no tengo ni idea de dónde estará la cinta pero se que el regalo y su contenido no cayó en saco roto.

Podría presentarlo con cualquiera de sus discos o de sus innumerables directos o bootlegs, pero será con este Calling Card, su sexto disco, que es el único de estudio que tengo original y que tiene la peculiaridad de que es el único donde actúa de co-productor al lado de Roger Glover, bajista de Deep Purple o Rainbow, con el que tuvo una tensa relación durante la grabación dada la poca compatibilidad de sus formas de ser, meticuloso y ordenado Glover y más anárquico, relajado y juerguista el irlandés. Cualquiera valdría para dejar muestra de su estilo, basado más en el sentimiento o feeling, en un virtuosismo directo y en un punto salvaje a las seis cuerdas que en lo técnico y delicado viajando por los caminos mezclados del blues-rock, el rock and roll, el hard-rock, el country e incluso pinceladas de jazz y de lo que era en aquel momento eso que llaman el heavy metal.

En Calling Card le acompañan Lou Martin al piano, teclados y órgano, Gerry McAvoy al bajo y Rod De’Ath a la batería. Gallagher pone su personal voz de irlandés curado en whisky de la tierra además de su maestría en la guitarra y alguna harmónica.

El disco abre fuego con Do You Read Me? de manera juguetona y ritmo vacilón, enseñando ya las cartas para que nadie se lleve a engaño, un buen blues rock con la particular voz del maestro de la guitarra, áspera y algo forzada y que si bien no es su punto fuerte, si le añade una personalidad inconfundible, bajo y batería contundentes, algún teclado algo trasnochado y los imprescindibles riffs y solos marca de la casa en los que nos recrearemos durante todo el disco.

Continua con Country Mile, acelerando el ritmo con slide guitar y con el sonido añejo de taberna irlandesa que le añade el piano.

En Moonchild es donde quizás se note más la influencia de Glover en la producción con un tema que se acerca algo a Deep Purple en el riff, sonando al hard-rock o incluso al heavy metal que más tarde arrasaría, destacando un gran solo del maestro en uno de los mejores temas del disco.

Calling Card es un exquisito tema que funde el blues con un aire de jazz cabaretero y una buena interpretación vocal esta vez que se suma al sonido de la guitarra protagonista como siempre. Otro de mis favoritos.

Rory Gallagher – Calling Card

Una bonita balada acústica titulada I’ll Admit You’re Gone nos demuestra que el rudo irlandés también tiene corazón cuando quiere y es capaz de sonar delicado y con una sensibilidad inesperada. Pero tampoco quiere que nos durmamos y el riff explosivo de Secret Agent nos devuelve al rock o al hard-rock más clásico con un tema demoledor y otro solo de los que marcan terreno y maestría. Vaya por donde vaya o toque lo que toque, esa guitarra no deja dudas de que estamos ante uno de los mejores con ese instrumento aunque para muchos sea un perfecto desconocido.

Jackknife Beat, el tema más largo del disco, continua con la clase magistral de Gallagher a las seis cuerdas, aderezado con toques de jazz y piano en otro gran tema mientras que Edge In Blue empieza como un bonito medio tiempo para ir cambiando de piel y de ritmo en el tema quizás más cercano al pop-rock de todo el disco y con un cierto aire alegre y optimista. Buen tema.

El disco se cierra con Barley & Grape Rag, una versión libre de un tema tradicional de su tierra que lleva a su terreno y que pone punto y final de manera sencilla y desenfadada a este gran disco del irlandés.

Un gran disco de blues-rock fusionado con otros estilos pero siempre elevado por la maravillosa y enérgica maestría con la Stratocaster o con cualquier otro animal de seis cuerdas de Rory Gallagher, este ilustre desconocido que nunca acaparó portadas, ni protagonizó escándalos, permaneció apartado de la farándula, la pirotécnia, del brillo de los focos y las estrellas aún a costa de quedarse en ese papel de gran olvidado que el mundo de la música le tenía reservado a pesar de su genialidad. Quizá parte de su encanto, de su atractivo, resida en esa aura de perdedor. Bueno, sirvan estas líneas para hacerle un poco de justicia a este tipo tan sencillo como genial.

Tampoco me voy a resistir a la tentación de dejar muestra de ese habitat natural del irlandés, de ese escenario que tanto amaba y donde tenía pocos rivales a su altura. Ladys & Gentlemans, a los mandos de esa vieja Stratocaster, Mr. Rory Gallagher:

Rory Gallagher – Shadow Play

Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s