Queens of the Stone Age – Rated R

Queens of the Stone Age – Rated R
Interscope Records, 2000
• 

Quizás sea esta mi banda favorita o a la que tengo especial predilección o adicción en la actualidad, un auténtico grupo cinco estrellas para mi gusto, que ha ido cambiando, mutando, sofisticándose con el paso de los discos pero que nunca me ha defraudado, lo que vienen a ser palabras mayores en estos tiempos donde todo es tan efímero. Llegaron hace años y conmigo se han quedado después de firmar cinco discos de alta calidad, lo que está al alcance de muy pocos y sentado espero el sexto con toda la confianza y las expectativas intactas. Tampoco esperen que sea objetivo esta vez.

Conocí a mi adorado Josh Homme, líder de las reinas de la edad de piedra, cuando era todavía guitarra y compositor de los magníficos y extintos Kyuss, pioneros de eso que se llama stoner rock, el sonido del desierto, afinado bajo, grave, monolítico, de estilo retro y con olor a gasolina, substancias psicotrópicas y psicodelia. El grupo alcanzó cierto éxito underground cuando todavía estaba vivo y coleando y pasó a ser uno de esos grupos de culto una vez muertos y bien enterrados. Las cosas injustas de la vida y también de la música. Fue a partir de ese momento cuando Homme se lanzó a probar su carrera en solitario formando estos Queens of the Stone Age, lo que para mi viene a ser la mejor idea que pudo haber tenido y no me canso de brindar por ello sin que influya el paso de los años y los discos.

Me resulta difícil decantarme por alguno de sus hijos pero si hay que mojarse como es el caso, lo haré decantándome por esta, la segunda de sus criaturas, Rated R, título que hace referencia a la denominación que en yankylandia indica que el contenido de una producción no es apto para menores de edad y en la que deja atrás los ecos de Kyuss y el stoner que aún se percibían en su disco de debut para sorprendernos con una maravilla de disco para mis orejas, puro hard-rock psicodélico, de canciones extrañas para lo que se esperaba o imaginaba, sin una estructura convencional, con desarrollos abigarrados de guitarra y ritmos desasosegantes y a veces incómodos o chirriantes. No será un disco fácil, pero a pesar de ello consiguieron con él un éxito masivo porque una vez que se cuela, acaba resultando adictivo.

El disco abre juego con la polémica Feel Good Hit Of The Summer y esa letra consistente en repetir “nicotine, valium, vicadin, marijuana, ecstasy, and alcohol (cocaine)”, con una explosión sónica, una invitación al desfase y unos cambios de ritmo que ya nos alejan del estilo del disco anterior. De todas maneras, este primer tema también es algo engañoso en esa intensidad y sencillez en la construcción porque el disco discurrirá por caminos algo más relajados, complejos e intrincados si exceptuamos los temas en que Nick Oliveri, el loco bajista del grupo, sustituye con el micrófono a Homme despellejándose las cuerdas vocales en el intento, como son Quick and to the Pointless y Tension Head, quizás los puntos más predecibles y que menos se adaptan al discurrir del disco para mi gusto, dado el limitado registro del bajista, aunque también le dotan de mayor variedad.

El resto del material no tiene desperdicio, cada canción tiene infinidad de detalles que descubrir con cada nueva escucha, empezando por el siguiente tema y primer single, The Lost Art of Keeping a Secret, donde empezamos a descubrir a un Homme ya totalmente adaptado a su nueva función como vocalista comenzada en el anterior disco, cantando con más soltura y aplomo, además de su habitual maestría a la guitarra aún en unos registros que en nada se parecen a sus tiempos en Kyuss, demostrando de paso también su versatilidad a las seis cuerdas. Pocos aires del desierto y del stoner de antaño encontramos por aquí ya y sí nos dan la bienvenida a un tema más exuberante, con un riff marca de la casa que acompañará todo su recorrido y unas voces con un cierto toque sensual y narcótico aderezadas con un original estribillo de los que se te pegan durante días y tarareas hasta en la ducha.

Queens of the Stone Age – The Last Art of Keeping a Secret

Un inicio de los que se dicen demoledores y que tiene su continuación con Leg of Lamb, con un ritmo entrecortado y ácido, que nos lleva con cierta atractiva incomodidad hasta relajarse en el estribillo con el falsete de Homme y un corto solo que nos llevará a uno de los mejores momentos del disco con Auto Pilot y Oliveri otra vez a las vocales, esta vez en registro más suave y etéreo, en un tema de aire narcótico y de cierta psicodelia.

Better Living Through Chemistry es otra de mis favoritas y se abre con un aire misterioso en el riff de entrada hacia un viaje lisérgico, lleno de cambios de ritmo y atmósferas para volver al principio del camino en una espiral llena de aromas alucinógenos.

Continuamos con un tema algo más convencional, parecido a lo que nos habían enseñado en su primer largo en Monster in the Parasol, con un riff y una sección rítmica machacona que desemboca en un estribillo cachondo y vacilón para relajar tensiones.

En Quick and to the Pointless, vuelve a las vocales Nick Oliveri con su desquiciado estilo en un tema lleno de energía mezcla de punk y hardcore que nos recuerda a su antiguo grupo Dwarves para dejar paso a una de las joyas del disco, In the Fade, con el magistral Mark Lanegan poniendo su oscura voz al servicio de las reinas de la edad de piedra, contenido, elegante, inspirado, lleno de melancólica atmósfera, brillantes bajos y guitarras serpenteantes y que termina enlazando con la polémica introducción del nicotine, valium, vicadin, marijuana, ecstasy, and alcohol (cocaine)” para redondear un tema por el que muchos matarían.

En Tension Head el ambiente se vuelve otra vez rudo, duro, Oliveri se vuelve a desgañitar sobre un colchón de guitarras llenas de energía obsesiva para dejar paso a un bonito instrumental de aires arabescos titulado Lightning Song mientras descansan las armas para la última batalla con I Think I Lost My Headache, el tema más largo del disco, con una apoteosis extraña, desquiciada, de ritmos cambiantes, hipnóticos y cierta anarquía que culmina en un claustrofóbico final de trompetas y vientos infernales.

Un grupo complejo, arisco, que no entra de primeras, en constante cambio, dejando un disco inteligente, apasionado y que me regalaba con rock del siglo XXI mis algo anquilosadas y clásicas orejas. Rated R no es para todos los públicos porque si consigue entrar produce serias y duraderas adicciones. Lo digo por experiencia.

Nos vemos.

4 pensamientos en “Queens of the Stone Age – Rated R

  1. Pingback: Playlist – Queens of Stone Age « charladas

    • Hola, Charladas…

      Gracias por ese “me gusta” y por ese extraño enlace que me aparece sin que aparezca el texto que has puesto y que sí leo en el administrador de comentarios… veo que has incluído un enlace a tu página donde a la vez enlazas con esta reseña de los QOTSA. No sé si es así como querías que figurase el enlace, sin texto ni nada, no tengo ni idea del por qué aparece de esta manera. De todas maneras, me alegra que consideres merecedor de que mi reseña figure en tu blog.

      Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s