Alguien vendrá que bueno te hará…

Bien, lo primero antes de empezar con el tema de hoy, es puntualizar que intentaré, repito, intentaré no dejarme llevar por mi habitual vehemencia y mi mal hablar habitual, intentaré no insultar ni faltar al respeto, ni dejarme llevar por los demonios como suele ocurrir cada vez que veo la jeta del personaje al que va dedicado el rollo de hoy. Dicho esto, me meto en harina.

Vamos con los antecedentes. Hubo un tiempo, largo, paradisíaco, plácido, visto ahora en perspectiva, en que los amantes del motociclismo disfrutábamos de la retransmisión de los grandes premios en TVE sin anuncios, interrupciones, publicidades varias, sorteos de todo tipo y pelaje y sólo nos centrábamos en el tema: las motos. Y hablo de muchos años porque el menda que escribe fue testigo de los últimos años de gloria de Angel Nieto, por ejemplo, o los comentarios de Valentín Requena. En mi casa no nos perdíamos una carrera tanto de motos como de F1. Por las motos pasaron de lo más variado en comentaristas o ex-pilotos, como el propio Nieto, que siempre tuvo y tiene mi cariño y su gracia, o sosainas del tipo Crivillé, el que nunca se moja o impresentables tipo Sito Pons, todo ello visto desde mi subjetiva opinión. O últimamente, el simpático y dicharachero Denis Noyes.

Aunque no todo era idílico y para mi, de un tiempo a esta parte, mientras TVE estaba aún a los mandos, también había esa china en el zapato, ese personaje que te chirría o que te pone de los nervios, con el que no empatizas, que con el paso del tiempo no tragas. Ese era mi querido Ernest Rivera, el de las gafitas, con su eterno mal rollo, como si tuviera un grano en el culo constante, con su exaltación, su búsqueda incansable de polémicas reales o inventadas, con su darle mil vueltas a esas polémicas, su toma de partido en cuestiones en las que debería ser imparcial, su manera de intentar imponer sus acertados o desacertados argumentos, su forofismo patriótico, etc, etc. En definitiva y como ya he dicho, ese tipo que, haga lo que haga, te toca los cojones con o sin motivo. Lo llevas ya entre ceja y ceja. En el fondo, esa es la razón. Este ser humano es así.

Aquello pasó a la historia y como ya reza el título de este rollo y el refrán, “Alguien vendrá que bueno te hará” y ya se sabe que la sabiduría popular se llama así por algo. Quién me iba a decir a mi que acabaría echando de menos al de las gafitas. Pues sí, no se si exactamente lo echo de menos, pero algo que se le acerca, podría ser.

Las vueltas que da la vida en el paraíso, lo bien que se estaba hasta que esta temporada nos vemos con la Tele5 a los mandos, con su festival marca de la casa, con los anuncios y su puta madre, con vendedores de chorradas en cada hueco, con entrevistas que dan la risa, tipo si han echo el amor en el paddock, si se han enrollado con alguna de las chicas que aguantan la sombrilla, que si orinan alguna vez desde la moto, previos llenos de tonterías prescindibles, interrumpir la carrera con entrevistas a pie de pista pero con preguntas de un nivel totalmente preescolar. No sé, no es lo mismo poner anuncios durante cinco minutos en la F1 que en una carrera de motos. No es comparable todo lo que puede suceder y sucede en cinco minutos de motos con los de la F1. Los anuncios en las motos son una putada y me ponen ya de mala ostia. Pero bueno, supongo que es inevitable en una cadena privada y tal, quitas el sonido y ya está, aunque dudo que me llegue a acostumbrar a esa mierda. Ya no los soporto de por sí, o sea que voy jodido.

Luego está el equipo humano que lleva las retransmisiones, que bueno, tampoco es para quejarse, me lo imaginé peor. Dos guapitos al estilo de la cadena a pie de pista que no lo hacen tan mal, son soportables y ponen empeño. Nieto y Noyes en la cabina, nada que objetar. Un tipo de cabeza bien rapada y reluciente del que no sé ni el nombre, Keko creo, que tampoco lo hace mal. Y luego está el motivo de este artículo, el sarpullido que no podía faltar, no ya un grano en el culo, sino un forúnculo del tamaño de un puño.

Este sujeto tiene por nombre Mela Chércoles y ya desde el primer día, desde la primera carrera, se me atravesó sin remisión. Conste que en esa primera carrera, sin verlo, sólo escuchándole, le confundí con el gran Antoni Daimiel, ese comentarista de baloncesto especializado en la NBA, auténtica enciclopedia humana del basket, por el timbre de la voz. Joder, me preguntaba, qué coño hace Daimiel comentando las motos? Pero poco tardó el individuo en sacarme de mi error a base de tonterías exaltadas, comentarios estúpidos, un cero de aporte a los comentarios, sin capacidad de analizar nada. No, no puede ser Daimiel, imposible. Ese tipo ya se me había cruzado a golpe de sandeces y la guinda para sacarme de mi error la puso cuando al ganar Dani Pedrosa la carrera, se puso a berrear en directo ese !Yo soy español, español, español!!! No me lo podía creer, no daba crédito, joder, no estaba preparado para ese espectáculo tan lamentable, de dónde habían sacado a ese engendro, ese comentarista de bar cutre y al más puro estilo fanático futbolero y sin cerebro, a ese motero de pacotilla? A mi que me registren, ni puta idea de dónde ha salido pero, por favor, vuélvanlo a meter allí y no lo dejen salir por nada del mundo. Cómo puede un personaje de tan bajo perfil llegar a estar en esa cabina como comentarista? Que me vuelvan a registrar, tampoco lo entiendo.

Ese estilo exaltado, de forofo trasnochado sin dos dedos de frente, de patriota fuera de lugar, me pone del hígado. Qué coño tienen que ver las banderas y las nacionalidades con una carrera de motos? A qué viene mezclar ese patriotismo barato, desfasado y disparatado con los pilotos y las escuderías? Duerme con un pijama estampado con la bandera española? Estoy casi seguro de que más de uno acabará deseando que ganen el mundial Stoner o Luthi o Cortesse sólo para que ese notas se joda y se coma toda su parafernalia, su exaltación patriótica, su forofismo descerebrado y su falta de respeto a los pilotos. Adjetivos como elegante, comedido, experto, entendido o términos como saber estar, profesionalidad o periodismo le quedan grandes o directamente le son ajenos a un personaje que sólo sabe exhibir lo bocachancla que es, incluso atreviéndose a cortar o interrumpir a los compañeros de cabina, que sí saben de lo que hablan, con tonterías de medio pelo. Lo peor es que al nota le deben de felicitar por su encomiable labor y se le ve crecido, lleno de si mismo y en cada gran premio nos sigue dejando sus perlas de comentarista versado en la materia. Os dejo algunas recogidas por mi de primera mano y otras recolectadas de esos procelosos mares de la red:

Hoy comeremos canguro australiano, dice por Stoner.
– Ese memorable yo soy español!!!, a grito pelado y en directo, de verguenza ajena.
Rossi, patrimonio de la humanidad, sin comentarios.
Marc Márquez es el nuevo Rossi, sin comentarios también.
Valienteeeeeee, que eres un valienteeee!!!!, otra vez a grito pelado.
Uves y ráfagasssss!!!!, por si no nos habíamos enterado de que está muy puesto en lo de las motos.
Las gomas blandas se diferencian de las duras por la raya blanca que llevan en la banda de rodadura, si no sabes, cállate, por favor.
Que gusto da oir el himno español sin pitos, sobran los comentarios, el gusto sería no escucharlo a él.
– Ángel Nieto: Si yo fuera Bautista intentaría adelantar a DaniMela Chércoles: Y si fuera yo intentaría robarle la novia, o algo parecido y es parece que no se ha visto al espejo en su vida el nota.
Soy español, a qué quieres que te gane?, este me hace gracia. No, definitivamente no se ha visto en el espejo, no sé a qué podría ganar si no es a soltar estupideces a micrófono abierto y en directo o en algún concurso a cheeto con la cresta más engominada.
– Llamar Bauti y Barbi a Bautista y a Barberá queda todo lo ñoño que lo cariñoso que suena el Alvarito de Nieto cuando habla de Bauti.

También dicen que una imagen vale que mil palabras, o sea que os dejo un vídeo en vivo del sujeto en cuestión y en acción, en el que se ve que la cosa le viene de largo, no es de ahora. No os lo perdáis. Bochornoso. Cubriéndose de gloria también en directo.

Incluso hay grupos de fuckbook  de donde he sacado esas fotografías de la mordaza que han aparecido para pedir su desaparición, su extinción, que todo parezca un accidente y demás declaraciones de amor a las que me sumaría si tuviera fuckbook. La de la diana es cosa mía y mi querido Photoshop.

Bueno, ya me he desahogado un poco y pido disculpas por no cumplir lo que había dicho que iba a intentar, por quizás pasarme de corrosivo en algo que tiene mucho de manía personal y no tanto de objetividad, pero es que el individuo me saca de mis casillas y me hace perder la compostura fin de semana sí y fin de semana también. Y aún así y todo, creo que no se equilibra la balanza. Joder, ya es mala suerte librarte de un grano y pillar un forúnculo. Sufriremos en silencio estas hemorroides pero rezo para que la próxima temporada desaparezca de la pantalla y lo sustituyan por un profesional o alguien que aporte algo que no sean náuseas, arcadas y patetismo a los grandes premios.

Nos vemos.

2 pensamientos en “Alguien vendrá que bueno te hará…

  1. Estoy totalmente de acuerdo con lo que dices. Soy motero desde los cuatro años y he crecido escuchando a mi padre elevar a los altares del motociclismo a Ángel Nieto. Lo que mas me ofende de este personaje es escuchar en la sesion de calificacion que su dios del motociclismo es Kevin Schwantz,un piloto espectacular pero que tan solo tiene un mundial. Puedo soportar los anuncios, puedo acercarme a la pantalla pequeña cada vez que los dan, pero escuchar a este inutil, que ademas de no tener ni idea es un pringado digno de programas de salsa rosa, que esta mas interesado en la Ucraniana que aguanta el paraguas que en la carrera en si. Hasta mi hijo de 8 años, sabe como es un neumatico.

    • Hola y gracias por comentar, Ivan.

      Me temo que los que no tragamos a este notas somos legión por lo que he podido ver por la red y también me temo que nos lo comeremos por lo menos hasta el final de temporada. Sólo espero que en Tele5 no sean ciegos y se den cuenta de ese despropósito de personaje, el daño que hace y lo perdamos de vista en la siguiente. Ya ves que, por lo menos algo bueno tiene el tipo, nos pone de acuerdo a moteros como tú y aficionados como yo, que aunque hiciera mis pinitos de adolescencia con aquellas Derbi Variant tuneadas, acabé cogiéndole miedo después de un par de buenos tortazos y lo dejé ahí. No todos tienen lo que hay que tener para ir rápido sobre dos ruedas.

      En lo de Nieto estoy con tu padre y 12+1 mundiales lo dejan claro aunque sean en categorías pequeñas. Era un espectáculo verlo pilotar, lo astuto que era, lo brillante sobre una moto y los huevos que le ponía sin tener siempre la mejor moto. Aunque debo confesar que también me encantaba Schwantz y ese pilotaje tan personal y espectacular del que hablas. A veces los cariños no sólo se miden en títulos y Schwantz luchó siempre fiel a Suzuki que no era la mejor moto y se peleó con figuras como Rainey o Doohan a un nivel al que sólo pueden los mejores. Eso sí, me jode que también le guste a ese gañán.

      Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s