La Canción del Día [5]

Buenos días, estimados lectores. Vamos con nuevo tema para esta sección de comida rápida y al grano, con una canción que llevo canturreando e incluso marcándome algún que otro paso de baile durante estos días. Y es que tiene todos los ingredientes para pegarse como el chicle y además tiene que ir con el vídeo, sí o sí, porque en él reside parte de su gracia, aunque se pegue con o sin imágenes. Pero lo del vídeo tiene su gracia, ya veréis el por qué.

La cancioncilla adictiva de hoy es Lonely Boy y forma parte del séptimo disco de estudio de los The Black Keys, publicado en 2011 y titulado El Camino, disco al que recomiendo darle un buen tiento a los que gusten del rock de calidad y con aire retro. No sólo esta canción se pega, todo el disco es realmente adictivo si te va su estilo.

Lonely Boy tiene todos los ingredientes para ser un pepinazo de esos que no te sueltan, desde ese pegajoso riff de guitarra inicial, el tempo acelerado, el no menos logrado fraseo, los cambios acertados y ese aire a los ZZ Top más festivos, por no hablar de ese infeccioso estribillo casi infalible si tienes algo de sangre en las venas, Oh oh oh I got a love that keeps me waiting, oh oh oh I got a love that keeps me waiting, I’m a lonely boy, I’m a lonely boy, oh oh oh I got a love that keeps me waiting, mueve la cabeza y el pie al ritmo, baby. Claro que sí, no te quedes quieto, déjate llevar.

Y aunque el tema por sí sólo ya lleva todas las de ganar, creo no equivocarme si digo que gran parte de su éxito se lo llevó el vídeo y sobre todo su protagonista. De esos que dan la vuelta al mundo en un momento vía Youtube y las tan de moda redes sociales. Todo gracias a la casualidad y a que el director del vídeo estuvo vivo y lo vio claro cuando la oportunidad se le presentó en forma de un tipo madurito llamado Derrick T. Tuggle, un actor, músico y guardia de seguridad a tiempo parcial dependiendo del día.

Parece ser que durante los ensayos del vídeo, el amigo Tuggle, que formaba parte del casting, se entretenía y mataba el tiempo entre bastidores, marcándose unos bailes con la canción, cuya mezcla entre Travolta, Michael Jackson y el Carlton de El Principe de Bel-Air y hasta Pulp Fiction diría yo, no pasaron desapercibidos para el director. Cuando le preguntó si sería capaz de hacerlo en el vídeo, Tuggle le contestó ni corto ni perezoso que claro que puedo bailar, todo el mundo sabe bailar. Dicho y hecho, se convirtió en el protagonista y dejó al resto de actores sin trabajo, quedándose con todo los momentos de gloria que vinieron después.

En un escenario cutre y anodino, todo el peso de la acción recae en el madurito señor Tuggle y en su peculiar forma de interpretar el tema, de bailarlo y hacerse su propio playback, a su rollo, a su manera como diría Sinatra. Un vídeo cachondo y divertido que dio la vuelta al mundo mundial como un reguero de pólvora. El año pasado lo puse como cierre de mi pinchada de hora y media en fin de año, en un guiño a los colegas que me lo pidieron con insistencia antes de esa noche e incluso llegó a sonar dos veces, porque me comieron la oreja y no pararon hasta que consiguieron que fuera a pedírselo al colega DJ que pincha el resto de la noche. Lo que hace uno por los amigos.

Supongo que la mayoría ya conocen el tema y al señor Tuggle, pero es la canción que se me ha vuelto a pegar después de ya haber sido adicto a ella. Una recaída, que se llama. Y los que no la conozcan, pues que no se pierdan el chute de diversión musical.

The Black Keys – Lonely Boy

“Oh oh oh, I’m a lonely boy”

Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s