dEUS – The Ideal Crash

dEUS – The Ideal Crash
Island, 1999
•••••••••

Holaquétal, estimados lectores. Volvemos a hacer acto de aparición y a dar la cara para actualizar un poco este tema que tengo un poco dejado de mano. No llevo el ánimo para tirar cohetes ni me siento demasiado inspirado en estos momentos de mi vida y me da bastante pereza escribir entre otras muchas cosas y la idea nunca será hacerlo como obligación o por cumplir. Así que, ante todo, mucha calma. Pero el caso es que, por aquí me he dejado caer llevado por un arranque de inspiración, con otro de mis niños predilectos, otro de esos discos que me parecen mejores cuanto más los escucho, que siempre me regalan nuevas sensaciones, de esos que llevan tiempo en mi discoteca personal con la etiqueta de gran reserva, exclusiva de los mejores discos para mi particular modo de entender lo que es la buena música.

El disco se titula The Ideal Crash y es el tercer trabajo de una banda belga que se llama dEUS y que en la fecha de publicación, en 1999, estaba formada por Tom Barman como vocalista, guitarra y líder de la formación, ya que compone y escribe la inmensa mayoría de los temas y ejerce de frontman absoluto en sus directos, Craig Ward también en guitarra y voces, Danny Mommens al bajo, Julle DeBorgher a la batería y Klaas Janzoons al violín. Practican un estilo que se ha etiquetado como art-rock, que suele tener tendencias bastante inquietas, experimentales y unas cuidadas letras de aire poético, jugando a incluir variadas influencias en su música, como pueden ser el jazz o algo de clásica, ritmos ambiciosos, afán innovador o elementos estéticos y líricos no demasiado habituales en el rock más clásico. En otras palabras, podría decirse que se les acusa de practicar un estilo bastante propio o difícil de encasillar según los cánones habituales. Para mi, eso ya es un tanto a su favor.

Como curiosidad o anécdota, acabo de leer en el libreto del disco, que por cierto, me costó bastantes años conseguir original, que el disco se grabó en un lugar que se llama El Cortijo, situado en San Pedro de Alcántara, en Ronda, Málaga. A saber qué coño se les perdía a estos belgas por ahí, aunque según me he podido informar, leyendo por esos mares de la red, el grupo y muy especialmente su líder, Tom Barman, le tienen especial cariño a nuestra tierra y no es raro verlos por ella de visita.

Y esa es otra. Con lo que les tira venirse por aquí y nunca he sido capaz de verlos en directo por unas u otras razones, habiendo tenido varias oportunidades. Recuerdo que ya hace años, un buen amigo me dijo si le acompañaba a verlos en la sala Capitol de Santiago. Por aquel entonces, sólo había escuchado su primer disco, Worst Case Scenario, publicado en 1994 y qué queréis que os diga, no es que me entusiasmara o no estaba maduro o predispuesto para que lo hiciera. Es más, me acuerdo también, que uno de sus temas más alabados, ese Suds & Soda que todo el mundo ponía por las nubes, a mi realmente me rayaba bastante y nunca me ha acabado de convencer del todo, ni siquiera hoy en día. Así que, después de pensármelo un poco, le dije a mi colega que pasaba de ir, que no me interesaban demasiado. Vaya gilipollas, pienso ahora. Luego, por si fuera poco, se vinieron a mi ciudad y tocaron en un festival que se llamaba Vigo Transforma. Tampoco pude ir, no recuerdo el motivo, aunque sí recuerdo haberlo intentado hasta el último momento. Y para acabar de tocarme los huevos y la moral, se vinieron a mi festival favorito, al que intento no fallar nunca, esa maravilla que es Paredes de Coura. Pues tampoco, no pude ir, esta vez por motivos de mi precaria economía o del vil metal. Me han sido esquivos pero aún no me he rendido, sabiendo además por buenas fuentes que son dueños de un gran directo. Se me hace la boca agua.

Quizás sea este disco el más fácil de asimilar de los tres que publicaron hasta esa fecha, el de más fácil digestión, teniendo en cuenta que no me parece dEUS un grupo de esos que engancha a la primera, que se cuela por la oreja al primer acorde o de pegada infalible y requiere de cierta complicidad por parte del oyente. Su música es más de largo recorrido, de varias escuchas para que vaya dejando su poso y nos vaya descubriendo su magia y su particular forma de entender la música y de hacer las cosas. No se busca el estribillo pegajoso, sino ese que te va abrazando sin que apenas lo notes. No se persiguen las poses o el espectáculo, sino las melodías y el amor por lo que hacen. No se buscan los efectismos ni el camino fácil pero sí consiguen la belleza llegando por otras sendas. No están disponibles para el consumo agitado de usar y tirar de una procesadora de comida rápida, pero gustan de una buena cena en casa al amparo de la luz de unas velas. No se encontrarán las guitarras rabiosas y urgentes de la juventud, pero sí que esas guitarras sonaran con la distorsionada energía de una madurez más melódica. En el disco se encontrarán con el buen gusto de unas letras que inspiran una belleza lírica sin por ello dejar de lado su lado más experimental, ni dotar a su música de la fuerza suficiente para que nos llegue claro su mensaje y con la suficiente imaginación y juego de ritmos para que no nos conduzca al sopor.

Centrémonos ya el la recomendación de este disco, que nos da la bienvenida con Put The Freaks Up Front y unas guitarras del lado más arisco del grupo que rapidamente se suavizan acompañando el desarrollo del tema y nos muestran ya la característica voz de Tom Harman, que sin ser elemento más destacable, si que cumple y se amolda perfectamente, para llegar a ser uno de los sellos de la casa por su versatilidad y capacidad de trasmitir emociones, sin necesidad de un gran poderío, ni fuegos de artificio o malabarismos vocales. Multitud de cambios de ritmo que no desentonan, subidas y bajadas de intensidad, acompañamientos de violín y teclados, bajos marcados, suaves coros y mucha elegancia e intensidad en las vocales nos van llevando hasta el final de la canción, en lo que yo llamaría un gran comienzo de disco.

dEUS – Put the Freaks Up Front

Seguimos con una de las joyas del álbum, Sister Dew, un suave medio tiempo, con uno de esos inicios engañosos que tanto me gustan y que nos introduce en otra bella interpretación del amigo Harman, con su voz entre susurrada y rasgada, casi recitando la letra del tema para desembocar en un dulce estribillo mecido por el suave colchón que forman los instrumentos. Delicioso tema, sutil y elegante a la vez, con un melancólico y ensoñador final que va ganando en intensidad instrumental para volver a dejarnos posados en sus versos iniciales.

dEUS – Sister Dew

On Advice, Space nos vuelve a engañar de entrada, como es habitual, aunque no tarda en desvelarnos su verdadera cara, con un tema de vaporosa atmósfera instrumental perfectamente acompañada por la voz, un tema que parece levitar en el espacio, hacernos despegar los pies del suelo, sin sobresaltos, sólo a base de una bella melodía y una elegante interpretación, de las que piden ser paladeada con toda la calma para darnos cuenta de todos los matices y vistas que nos regala su vuelo.

Un suave toque jazzy nos da la bienvenida en The Magic Hour, de manera casi perezosa, tomándoselo con calma hasta en el delicado y etereo estribillo, para acabar despertándose casi al final en un sutil final casi instrumental, donde nos muestran también su pericia y sus virtudes a los mandos de sus instrumentos.

En el tema que da título al disco, The Ideal Crash, Tom Harman vuelve a susurrarnos en falsete las letras de la canción, con los instrumentos que nos transmiten cierta urgencia, cierta tensión, como si quisieran estallar, soltar las riendas, mientras el tema sube las revoluciones con las guitarras distorsionadas de fondo marcando el camino y una batería nerviosa las acompaña, cambiando los ritmos, acelerando y frenando para que no nos acomodemos hasta que llegue el final.

dEUS – The Ideal Crash

Instant Street fue uno de los singles y también consiguió cierto éxito en su momento, con ese aire ligeramente country de lo que parece un banjo o algo similar, que la va acompañando, sazonado de percusiones con sabor tropical que le proporcionan un aroma especial al tema, junto a un estribillo que le añade también su atractivo. Un largo final donde las guitarras reclaman su protagonismo y cambian el tercio, endureciendo el tramo final, nos hablan del gusto del grupo por no ser previsibles ni acomodarse. Y cuando hablo de cierto éxito, lo hago de manera relativa, porque no son dEUS un grupo de romper las listas de números uno, precisamente. Su manera de componer y hacer música, de experimentar, no les hacen pasto para las radiofórmulas, en eso creo que no hay duda, ni creo que sea lo que busquen. Y por mi, cojonudo.

dEUS – Instant Street

En Magdalena vuelven a bajar la intensidad, a poner paz y sosiego con un tema lento, de aterciopelada elegancia, sutil, jugando con la voz, los coros y una instrumentación básica, dejando el tema fluir sin prisas para acabar en un delicado e intenso final, apenas susurrado, apenas enseñado pero lleno de fuerza contenida. Mágico. Nunca hay que bajar la guardia con ellos, casi nunca nada es lo que parece, ni llegamos al final que esperábamos. Ese es parte de su encanto a mi modo de ver.

Con Everybody’s Weird nos acercamos a la parte más experimental del grupo, dejando una mirada a anteriores trabajos con un tema con ritmo hipnótico y una voz femenina recitando el título como un mantra a lo largo de su recorrido, mientras los teclados y la sección rítmica componen un telón de fondo de urgencia épica acompañados de la voz susurrada y tensa de Barman. Quizas y si se me permite decirlo, una de mis menos favoritas del disco, pero que aporta variedad e innovación con un cierto halo de oscuridad que no le sienta nada mal y no corta el rollo.

dEUS – Everybody’s Weird

Con Let’s See Who Goes Down First no se alejan demasiado de su lado más experimental y de búsqueda de nuevos ingredientes con que sorprender, usando un inicio lento con aire de cabaret de ritmos tropicales, caminando al trote, sin prisas, con leves toques y matices que se van añadiendo a la canción hasta que esta va tomando cuerpo y aflorando en un final lleno de instrumentaciones con un halo misterioso e hipnótico, cambiando otra vez de piel y subiendo el ritmo y las pulsaciones. Otro gran tema de esos que hacen casi imposible su clasificación.

Y para el final, nos guardan otra joya y también entre mis predilectas, titulada Dream Sequence #1. Barman nos canta suavemente sobre un colchón de percusión electrónica que se va desperezando y subiendo de manera lenta y deliciosa, cambiando, subiendo de manera contenida, con la inclusión de guitarras distorsionadas que refuerzan pero no se desbocan, poniendo un brillante colofón de distorsión acompañada de violines y teclados. Un tema extraño, peculiar como casi todos los del disco, original pero altamente disfrutable si ya les has ido cogiendo el punto.

dEUS – Dream Sequence #1

Hasta aquí llega The Ideal Crash, uno de mis discos de cabecera, quizás mi favorito de uno de mis grupos predilectos y que no es que gocen del éxito que a mi me parece que sería de justicia. Pongo mi grano de arena para enmendar este entuerto y recomendaros un disco que me parece que merece la pena escuchar con calma, con la debida atención para que su magia os alcance, si te dejas atrapar, si se pone ese toque de complicidad que requiere lo que se sale de lo habitual. La magia de lo poco convencional, de salirse del camino trillado, de hacerlo con clase, elegancia y una marcada personalidad. Uno de esos pocos discos que si consigue cazarte, lo hará de principio a fin y te parecera redondo, casi perfecto. Y de paso, cruzar los dedos para que se vuelvan a pasar por mi tierra y esta vez sea la vencida, joder. He dicho.

Nos vemos.

2 pensamientos en “dEUS – The Ideal Crash

  1. Hola, estimado anónimo/a…

    Gracias por el vídeo anecdótico. Pues parece que los muchachos de dEUS no se lo pasaron del todo mal grabando el disco en ese rincón de Málaga. La única que igual no opina lo mismo es la pobre lagartija de la piscina. No se la ve demasiado entusiasmada.

    Por cierto, ya que somos cuatro gatos los que escribimos por aquí, te invito o animo a usar la imaginación y ponerte un nombre o seudónimo original, que ya es como si fueras de la casa. Ahí te dejo el reto.

    Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s