Massive Attack – Hits

Holaquétal, estimados y fieles seguidores del asunto este del blog. Día de huelga general, que en mi estado actual de inactividad laboral, me la pela bastante, tanto como me da por culo esa lacra social que son los sindicatos, su pasteleo y de lo que me han servido cuando los he necesitado. Supongo que se me podría meter, a día de hoy, en el mismo saco de esos que ahora está de moda llamar antisistema y a los sindicatos, junto con otros, los incluiría en una buena limpieza y les regalaría de paso una buena patada en los huevos para que se buscaran la vida por sus propios medios y sacarlos a hostias de ese apoltronamiento en el que viven a costa de los que de verdad trabajan. Sí, creo desde hace muchos años que lo que falla es el sistema en sí, da igual a quién votemos, sólo servirá para perpetuarlos en su afán de lucro, poder, puesto asegurado en gran empresa o banco, pensión vitalicia y que puedan seguir moviendo la rueda tal cual, para que nada cambie. Sí, siempre voto, pero nulo. Aunque no creo en ese sistema, sólo jodería que mi voto favoreciera a alguno de esos farsantes. Si a día de hoy seguimos pensando que toda esa recua de mamarrachos representan a algo o a alguien que no sea a si mismos y sus mezquinos intereses, es que yo me he perdido algo. Pero allá cada uno con su rollo y sus manías, aquí no vengo a discutir ni hablar de esa mierda patética que llaman política y me la suda si tiene éxito o no la huelga, según el boceras que hable. En mi opinión, la reacción debería ser mucho más radical que sacar panfletos a pasear por la calle y que los payasos que van líderes sindicales monten su show y su paripé, amagando de que alzan la voz y leyendo discursitos repetidos una y mil veces, para que luego se vayan para casa a tocarse los huevos como llevan media vida haciendo, desde que viven de la sopa boba. A mi, esos parásitos, supuestos defensores del trabajador, sus banderitas y sus originales eslóganes me sobran en la manifestación porque ellos son parte culpable del problema. Por eso me quedaré en mi casita. Y ya me callo, que se me acaban llevando los demonios. Tentado he estado de borrar toda esta parrafada que estropea la entrada con un tema que me da mucha, pero mucha náusea, pero así me he levantado hoy y es lo que hay. Pataleta y malababa.

Y hoy toca día de recopilata y la casualidad y el orden de almacenamiento en el servidor han dictado que el grupo en cuestión coincida con la última entrada de La Canción del Día. Pues bienvenida sea la coincidencia en este caso y de paso, si a alguien le quedaron ganas de más con esa última entrada, pues no viene mal un repaso personal e intransferible por mis canciones favoritas de estos pioneros en ese estilo de la música electrónica llamado trip-hop, que dicho sea de paso, me tira bastante.

Ya he comentado más de una vez que no soy ningún experto en el género electrónico, un mero aficionado como mucho, al que siempre le ha resultado atractivo o sugerente la música de las máquinas, aunque casi siempre, lo que le sugieren o ese poder de atracción está muy por encima de los resultados obtenidos. Lo que esperas o lo que imaginas o lo que buscas o lo que te gustaría que fuera no siempre coincide con la cruda realidad pero ni de lejos. Cuántas y cuántas veces he leído reseñas de discos enclavados en eso de la electrónica que me han hecho la boca agua con descripciones de oscuridad, atmósferas cargadas, bajos potentes, ritmos intensos y un largo etcétera, para luego encontrarme con la consabida retahila de ruiditos sin sentido o repetitivos hasta la saciedad o de un minimalismo sin gracia, ni ritmo ni nada. Sin embargo, para los entendidos, son discos de la hostia, el no va más, el último grito. Así será. No seré yo el que lo ponga en duda, que de eso no entiendo o sólo lo justo.

Sin embargo, no siempre es el mismo caso y no lo fue el día que me topé con Massive Attack por primera vez y con el que creo que es su tema más famoso, el que más éxito les ha reportado. La primera vez que escuché Unfinished Sympathy ya supe que aquella sí es la electrónica que me llega, que me atrapa, de la que no me deja dudas y llega para quedarse. Las máquinas al servicio de la melodía, de la belleza, con un sentido que mi escaso entendimiento sí consigue captar a la primera, que no me parecen una sucesión de efectos y ruiditos más o menos aleatorios colocados por el iluminado de turno para que los afortunados entendidos se mojen las bragas o se masturben a gusto. Y lo digo con todos los respetos, cada uno es cada cual y tiene sus limitaciones o taras para asimilar cierto tipo de sonidos elevados a los altares por los gurus del estilo. Digamos que tanta experimentación o vanguardia queda lejos de mis capacidades y me quedo con las máquinas más pegadas a lo terrenal, a la melodía y al ritmo más de los vulgares mortales, aunque eso no quite que Massive Attack fueran en su momento igual de iluminados, pioneros y vanguardistas, con la diferencia de que su trabajo sí me llega, no necesito que me lo expliquen, ni escucharlo cien veces para intentar entender dónde cojones me he perdido para no ver lo que los entendidos ven en esas maravillosas reseñas.

Massive Attack – Unfinished Sympathy

Después ya vino la investigación y la constatación de que me parecían un gran grupo, de que me iba su rollo, me va su estilo, esa mezcla de electrónica, con el jazz, el soul e incluso el rock, llena de ritmos cadenciosos, bajos profundos, potentes y buenos vocalistas. Por supuesto, llegué al que me parece su mejor disco, ese Mezzanine, que además comienza por mi canción preferida de ellos, Angel y que es todo un tratado de oscura belleza, de ritmos sensuales e hipnóticos, de elegancia y clase, suave como la seda y lleno tanto de luz como de oscuridad.

Massive Attack – Angel

Con ya cinco discos a sus espaldas, no diré que sean perfectos, más bien algo irregulares, pero dan en la diana más veces que la media y muchas veces consiguen ponerme la piel de gallina, por lo que en mi modesta opinión, merecen la pena y sin duda ya tienen la etiqueta de clásicos en esto de la electrónica y creo que ganada a pulso. Así que ahí os dejo mi personal recopilata en el enlace ( Massive Attack Hits ) para vuestro uso y disfrute de manera altruista, recomendando como siempre un consumo moderado y responsable para prevenir el empacho. De nada.

Tracklist:

01. Safe From Harm.
02. Unfinished Sympathy.
03. Spying Glass.
04. Eurochild.
05. Sly.
06. Heat Miser.
07. Angel.
08. Teardrop.
09. Inertia Creeps.
10. Dissolved Girl.
11. Man Next Door.
12. Black Milk.
13. Future Proof.
14. Special Cases.
15. A Prayer For England.
16. Live With Me.
17. Pray For Rain.
18. Babel.
19. Splitting The Atom.
20. Girl I Love You.
21. Paradise Circus.
22. Rush Minute.
23. Saturday Come Slow.
24. Atlas Air.

Nos vemos.

Nota.- Si el enlace no funciona, está roto o ha sido borrado y os interesa el recopilata, dejarme una nota en los comentarios he intentaré volverlo a subir con la mayor brevedad que me sea posible.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s