…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Lost Songs

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Lost Songs
Richter Scale Records / Superball Music, 2012
••••••••••


Holaquétal, estimados seguidores, por aquí me ando otra vez, aprovechando que la mañana no invita más que a quedarse al refugio del hogar, a cubierto del panorama oscuro, gris y desapacible del exterior de nuestros estudios, dispuesto a dar la brasa con otro de esos pocos discos que me han sorprendido este año, uno de esos escasos elegidos que me parecen merecedores de una reseña en este mi rincón particular. En este caso, el disco en cuestión es sorpresa por partida doble, primero porque no tenía puta idea de que la banda fuese a sacar trabajo este año pese a que hace tiempo que les sigo los pasos con atención y segundo, también me han cogido con los pantalones bien bajados por el contenido del disco, que no es ni por asomo lo esperado y que de primeras me sentó como un buen guantazo, por llevar la guardia igual de baja que los pantalones.

Y lo cierto es que no debiera de haber sido así, no debiera de haber esperado algo previsible o acomodado, porque si de algo se les puede acusar a este grupo es de haber ido siempre a su puta bola, como se suele decir, de nadar contra la corriente, de evolucionar, de experimentar y de no ir con las modas, uno de esos bichos raros que tanto me gustan. Hace unos años que los descubrí y si algo puedo asegurar es que, a pesar de que siempre han mantenido ese toque que los hace reconocibles, esa manera de hacer inconfundible, ninguno de sus discos se parece al otro, con mayor o menor acierto, pero siempre mutando, cambiando de piel, camaleónicos, sin estar en el mismo sitio, buscando motivaciones nuevas e intentando sorprender con sus propuestas. Quizás ahí resida el motivo de que su éxito sea más bien relativo, lejos de lo masivo pero consiguiendo que a los que nos engancha su propuesta, lo haga con fuerza. Ya aviso que no es un grupo para todos los públicos y menos en este disco, si cabe. Es lo que tienen las propuestas arriesgadas y el no quedarse nunca en el mismo sitio.

Del grupo ya he hablado y dejado un recopilata en el blog por si os interesa constatar esa inquietud de la propuesta. Se llaman …And You Will Know Us By the Trail of Dead y son originarios de Austin, Texas, al otro lado del charco. Su formación principal la componen Conrad Keely en vocales, guitarras, batería y piano, Jason Reece en batería, vocales y guitarras, Autry Fulbright II en vocales y bajo y Jamie Miller en batería y guitarras. Como se puede percibir en las descripciones de cada componente, otra de sus características es la de intercambiarse los instrumentos y las labores vocales según la canción, por lo que no puede hablarse de puestos específicos dentro del grupo. Intentando de algún modo clasificarlos o encasillarlos en alguna etiqueta musical, podríamos hablar de rock alternativo, post-rock o post-hardcore, aunque su continua evolución y inquietud les ha llevado a añadir muchas pinceladas de rock progresivo, electrónica e incluso orquestaciones y elementos sinfónicos. Partiendo de la dureza del hardcore han ido subiendo peldaños y agregando ingredientes a su particular receta hasta alcanzar una notable mezcla llena de rock, hardcore, progresivo, barroquismo, mística, épica, belleza melodica y originalidad sónica, sin renunciar a su característica agresividad en su reciente y anterior disco, Tao of the Dead, del 2011. Disco de mis favoritos del año pasado, sin ninguna duda.

Ahora acaban de publicar su octavo disco de estudio, este Lost Songs del que hoy os quiero hablar. Primero, confesar que su primera escucha me dejó sin saber muy bien qué pensar, medio con la boca abierta después del guantazo en toda la jeta que me regaló lo que escuchaba. Ya he comentado que no era eso lo que me esperaba. Aún a pesar de que siempre he sido amante de los sonidos contundentes, del guitarreo más áspero o pesado, la nueva vuelta de tuerca de los Trail of Dead fue un puñetazo en la boca del estómago que me costó varias escuchas asimilar. De no ser ellos, quizás hubiera arrojado la toalla. Desaparecida queda su parte más amigable, más asimilable, el barroquismo, los brillantes y épicos desarrollos instrumentales, las orquestaciones, el misticismo y el aire sinfónico de su última entrega. Aquí, en estas canciones perdidas del título del disco, todo es explosivo, incendiario, directo al grano a base de latigazos sin apenas tiempo para tomar oxígeno. Sus señas de identidad permanecen, pero sus canciones quedan desnudas de artifícios y de bonitas vestiduras, llenas de rudeza y rabia dispuesta a arañar tus orejas. Sigue estando presente la melodía, las buenas canciones, pero de forma mucho más directa, a modo de misiles que estallan y no dejan títere con cabeza. Quizás no sea el mejor disco para conocerlos, el que les haga más amigos, pero para los que los hemos seguido de aquí a un tiempo, nos acaba conquistando por su crudeza y su estilo inconfundible. Muchas veces hemos oído eso de que tal o cual grupo que va de capa caída, retorna en ese sonido a sus orígenes para retomar el camino que les condujo al éxito, para encontrarnos con la misma mierda de siempre o con un vano y fallido intento de reverdecer antiguos laureles. Aquí, los amigos de Trail of Dead, ni estaban de capa caída ni necesitan reverdecer nada, pero vuelven a sus orígenes post-hardcore consiguiendo un trabajo muy notable, intentando volarnos la cabeza y remover las conciencias adormiladas de paso. Un trabajo lleno de necesaria violencia y crudeza en estos tiempos llenos de pasividad y adocenamiento. Un grito rabioso y honesto.

Después de este preámbulo, no adentramos en este Lost Songs con la puerta abierta de Open Doors, si se me permite el chiste fácil y dándonos la bienvenida con una introducción llena de tensión hasta que las guitarras distorsionadas descargan el puñetazo sobre la mesa y el vendaval se cuela por esas puertas abiertas, con el bajo y la batería cabalgando al unísono sin dejar respiro apenas para el desgañitarse urgente del vocalista, sin bajar el pie del acelerador, casi en constante subida. Una clara declaración de intenciones que te deja desmelenado a la primera escucha.

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Open Doors

Y no nos van a dar tiempo a peinarnos con la irrupción de Pinhole Cameras, porque aunque parece que el viento se calma, no lo hace más que para arreciar y cargar con embates más fuertes y cambios de dirección e intensidad, con las vocales desgañitándose y añadiendo más violencia a la propuesta. Aunque parezca imposible, sigue subiendo la intensidad y el huracán amenaza con abatir hasta al mejor plantado. Sólo hacia el final nos permiten descansar un poco, pero sólo como en esa calma que precede a la tempestad. Y es que continuamos esta escalada de emociones fuertes, rabiosas y desenfrenadas con Up To Infinity, que comienza con un buen riff de guitarra que se va enterrando en la distorsión y el ritmo galopante, feroz, que no da tregua, con un estribillo escupido con violencia. En medio de un torbellino de riffs desenfrenados y distorsionados, nos dejan un pequeño remanso de paz para que cojamos resuello antes de poder resistir el siguiente embate que nos van a descargar sin piedad. Una auténtica exhibición de poderío y locura desquiciada pone punto y final a un tema impresionante. Y sólo van tres temas de furia desatada pero en el que demuestran que no se ha perdido su magia, que su vertiente melódica sigue ahí, flotando en la tempestad.

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Up To Infinity

El primer atisbo de mínima bajada de revoluciones viene con Camera Obscura, si de ello se puede hablar en este disco, un tema donde las vocales tensas y desgarradas ceden el paso poco a poco a los muros de guitarras oscuras y distorsionadas, que toman protagonismo y juegan a crear variados ambientes y atmósferas con sus riffs, sin dejar por ello de seguir siendo urgentes, rápidas, hirientes y creativas. Otro gran tema, muy original, distinto, de los que me hacen pensar que es una banda con ese algo especial.

Continuamos con el tema que da título al álbum, Lost Songs, un tema menos rabioso e intenso que las andanadas anteriores, el primer alto para tomar aliento, la primera zona de reposo para llenar de aire los pulmones y recuperarse. Un tema corto y rápido, de sección rítmica galopante pero donde las vocales le dan un aire casi pop y se dejan llevar por la melodía, que está más presente, no tan tapada por el vendaval de guitarras a todo trapo, aunque conserven esa sensación de urgencia y tensión, como a punto de estallar.

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Lost Songs

Casi sin detenernos, nos sumergimos en Flower Card Games, cadenciosamente, susurrando sigilosamente desde la tensión que no desaparece en ningún momento del disco y ganando pulsaciones casi milimétricamente, con el ritmo de la batería machacando cada vez con más intensidad, las guitarras dibujando el camino distorsionado de fondo y el título de la canción recitado cada vez con más violencia, casi hasta convertirse en un mantra aullado. Un gran final instrumental, duro y áspero, nos deja deslizándonos hasta el silencio.

A Place To Rest empieza con unas guitarras de aires épicos y se destroza contra unas vocales de gran intensidad, perfectas para escupir rabia, para cabalgar sobre una sección rítmica desenfrenada, apocalíptica. Cambios de ritmo constantes, retorciendo el camino, yendo y viniendo sin bajar el pistón, dejando claro que no van a dar tregua, que están cabreados con el mundo y que quieren que su mensaje se oiga alto y claro. Joder, con este ritmo frenético, es normal quedar noqueado a la primera escucha.

Seguimos con Heart of Wires, bajando un pelo las revoluciones, con un tema que se debate entre la melodía y la intensidad, saltando de uno a otra con velocidad y sin quedarse quieto en ninguno de los dos sitios con esa facilidad que tienen los Trail of Dead de retorcer las canciones y no resultar previsibles. Un tema corto y conciso que nos hace de puente hacia otro de los puntos altos del trabajo, Catatonic, con un gran riff de guitarra que nos da la bienvenida hacia una nueva galopada, hacia otra gran descarga de violencia y adrenalina de gran velocidad de ejecución y llena de cambios, detalles y matices ocultos dentro de su feroz ritmo. Otra gran demostración de poderío y un destacable trabajo de guitarras que se extiende a todo el disco.

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Catatonic

Con Awestruck llegamos a otro pequeño remanso de calma, un medio tiempo que destaca precisamente por eso, por su calma y por no intentar volarnos la cabeza, jugando más con la atmósfera etérea y épica de las guitarras que con la rabia y la violencia que nos venía acompañando hasta este momento. Esas premisas las recuperamos con Bright Young Things y su urgencia casi punk, acelerada y visceral donde, si hemos llegado hasta aquí, ya nos imaginamos las guitarras a punto de la ignición, la batería envuelta en humo y las gargantas irritadas de tanto desgañitarse y escupir letras y estribillos.

Llegamos a la despedida con Time and Again y como para curar heridas causadas en el vendaval, nos dejan con su lado más amable, más accesible, con un tema corto de cierto optimismo, de alegría instrumental y estribillo de corte pop, sin esa tensión rabiosa en la que nos habían envuelto, sustituida por una interpretación que tiende a la melancolía del hasta pronto, si nos han quedado ganas de más. A mi sí, sin duda.

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Time and Again

Recomendables son también los cuatro cortes extra que añaden en la edición especial, si os han quedado ganas de más, como ya advierto más arriba. Aunque también hay que decir que no gastan esa intensidad ni esa violencia incendiaria de las titulares, creo que Skywhaling, Idols Of Perversity y sobre todo Mountain Battle SongVerschollene Songs no desmerecerían si se vieran incluidas en esa alineación titular.

…And You Will Know Us By the Trail of Dead – Verschollene Songs
[audio http://ia601204.us.archive.org/15/items/andYouWillKnowUsByTheTrailOfDead-VerscholleneSongs/AndYouWillKnowUsByTheTrailOfDead-VerscholleneSongs.mp3]

En definitiva, un disco no apto para todas las orejas, ni para todos los gustos, ni para todos los estómagos y sobre todo no apto para los corazones delicados o con problemas cardíacos. Los Trail of Dead se despojan de parafernalia y de efectismos para descargarnos un disco repleto de velocidad de ejecución, de rabia y violencia, de una descarnada honestidad, un coctel ignífugo de gran octanaje pero que no olvida la melodía y un gran trabajo instrumental, sin olvidarnos de su particular y personal trabajo vocal que a mi siempre me ha parecido el complemento ideal de sus canciones, pero que también se podría decir que es un apartado de los que no admiten medias tintas, o te encanta o lo aborreces. Un retorno a los orígenes como debe ser, con convencimiento y grandes canciones, sin perder su personalidad, mirando hacia atrás pero saltando hacia adelante. Espero unir algún compañero de viaje después de esta larga parrafada o que alguien se anime a probar la vitalidad y las revoluciones de este Lost Songs, aunque tampoco es que me importe mucho seguir sólo su camino. Ya me he acostumbrado.

Nos vemos.

Publicado en Desconcierto.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s