Canciones de Pachi [XXIII]

canciones de pachi23Holaquétal, saludos para los del otro lado, desde nuestros estudios. Bueno, toca volver a la realidad después de un par de entradas donde imperaban las altas temperaturas, el consumo descontrolado de cava, el baile y los movimientos pélvicos, el gozo y el desparrame, como si fuera cálido verano. Para ello, nada mejor que salir a la calle, engañado porque luce el sol y dejar que el viento del norte te enfríe la piel, se intente colar por la más mínima grieta en las defensas y te haga encogerte y arrebujarte en tus mejores prendas de abrigo. Y aunque no seas muy amigo de ellos, buscar los guantes que andaban por ahí perdidos y ese gorro de lana que apenas has usado y conseguir que te lo cales hasta las cejas, dándote un aspecto similar al de un atracador cagado de frío. Sí, uno es un chicarrón del norte, acostumbrado a lo que toca ahora en invierno, pero cuando ese viento cortante aúlla recién llegado de paisajes polares, de nada valen los tópicos y las chulerías. Te cagas de frío y punto.

Hoy toca día de mis canciones más especiales, de las favoritas por unas u otras razones. Toca porque lo digo yo, que me estoy viendo con pocas ganas e inspiración para llevar adelante esta sección y me tengo que obligar a ponerme las pilas. A forzar un poco la máquina en la búsqueda de esas canciones que me han acompañado durante muchos años y darles vida con alguna historieta o anécdota sobre ellas, para traerlas de visita por aquí. Y ahí surgen los problemas. Meto mano en el baúl de los recuerdos y toco fondo. No tanto en las canciones, que sigue habiendo, sino en el de la memoria, que no me trae demasiado a lo que agarrarme para escribir. La de hoy me es muy especial, me ha acompañado muchos años, pero de esos recuerdos sólo consigo ver difuminados retazos, apenas vagas pinceladas.

Muy vagamente, me veo con apenas doce o trece años, poco consciente de lo que era la música, seguramente, más metido en hacer el cafre y frecuentando malas compañías, que le ponían muchas veces banda sonora a mis andanzas. Buena música, aunque yo no lo supiera en esos momentos y recuerdo que la musiquilla de esta canción en concreto, se me quedó pegada aún a pesar de mi ignorancia. Por ahí la iba silbando o tarareando, a veces de manera algo obsesiva e incluso cansina, supongo, mientas me dedicaba a saltarme clases, a robar fruta, a fumar cigarros a escondidas, a molestar a las chicas del barrio y todos esos menesteres en los que se solían ocupar esa especie de gamberros callejeros, en otras épocas, donde no había PlayStations y mariconadas de ese tipo, cuando la chavalada se pasaba el día en la calle con sus cosas. Siempre me tuvo algo de seductora, de mágica, algo de oscura y perturbadora, siempre me atrajo como los cantos de sirena a mi querido Ulises. Sí, ya sé que como historieta o anécdota es un poco pobre, pero es lo que hay. No he conseguido rescatar mucho más.

Hace muchos años que me decanté, en esa especie de rivalidad entre grupos míticos que siempre ha habido, por los Stones y nunca me han entrado los Beatles. Asín de claro. No por nada, no es algo que se pueda explicar de manera sencilla. Lo veo casi como algo instintivo. Los dos grupos sonaban en esa banda sonora adolescente, había tantos de uno como del otro y yo no elegí ningún bando. Simplemente, los Stones me eligieron a mi. Los Beatles siempre me han dejado, como mucho, indiferente. Cuando no me han parecido demasiado ñoños o flojos para mi gusto. Su rollo nunca me dijo nada. No eran ni son para mi. Y en esa época, los escuchaba bastante a menudo, pero no se llegó a dar ninguna conexión y a día de hoy, diría que incluso menos y no será por no haberlo intentado en diferentes momentos. Cierto es que, la imagen de Lennon siempre me ha resultado atractiva, tanto como antipática me ha resultado la de Paul McCartney, pero poco más puedo decir de mi relación con los Beatles. Qué hubiera sido de los Beatles si no hubieran desaparecido después de la desafortunada muerte del músico de las míticas gafas? Serían algo parecido a esos dinosaurios podridos de pasta, siempre embarcados en su penúltima gira y que hace muchas décadas que dejaron su último disco a la altura de su prestigio? Andarían por ahí, subiendo cocoteros y dejando esa imagen entre trasnochada, ridícula y caricaturesca que tienen ahora los Stones? Quién lo sabe. Nadie. Todo sería especular y meras pajas mentales.

A veces también me pregunto, por qué, de la banda sonora de aquellos maravillosos años, los Stones, o Santana, o Pink Floyd, o Janis, o Hendrix, o Bowie, o los Zeppelin, o los Purple, o la Creedence, o los ZZ Top eran que sí, por poner ejemplos y los Beatles, Bob Dylan, Queen, Simon & Garfunkel, Zappa, Genesis, eran que no. Genética, circunstancias, coyunturas, instintos, personalidades, afinidades, física, química? Vaya usted a saber el por qué de que unos sí te atrapan y otros te acaban resbalando o incluso cogiéndoles cierta manía.

1966 paint it blackHablando del tema en sí, tampoco podría decir que es mi canción favorita de los Stones. A decir verdad, no creo que fuera capaz de escoger sólo una, hay tantas que le podrían disputar el supuesto honor. Podría ser Sympathy for the Devil, Miss You, Shine a LightBrown Sugar, BitchBeast Of BurdenCan’t You Hear Me KnockingAngie. Ya me duele sólo de imaginar esa hipotética elección. Lo cierto es que, la canción que ha propiciado este desbarre sin demasiados pies ni cabezas, siempre es la primera que se me viene a la cabeza cuando pienso en este veterano grupo. La primera de la que fui consciente o consciente a medias de que me gustaba, de que tenía ese toque especial. Me resultaba enigmática, fascinante, tenía gancho y magnetismo, también me resultaba algo inquietante y oscura. Se filtraba en mi cabeza cada vez que la escuchaba, se enroscaba en mi interior y allí permanecía como dueña y señora durante días y días. Siempre en la punta de la lengua, siempre a punto para silbarla y tararearla, hasta la siguiente ocasión. Nunca he tenido ni la más mínima puta idea de lo que decía, ni de lo que significaba, ni tampoco tenía la más mínima puta importancia. Su sonido era suficiente.

Incluso ahora, mucho tiempo después, cuando he rebuscado en el cajón de sastre de los recuerdos musicales y me he dicho que tenía que poner algún día una de los Rolling, ella estaba de primera, destacada, sin que ninguna otra le hiciera sombra. Con ella os dejo hasta la próxima entrega. Pintalo de negro, Mike.

The Rolling StonesPaint It Black
(Aftermath, 1966)

“I look inside myself and see my heart is black”…

……………………………………………………..

I see a red door and I want it painted black.
No colors anymore, I want them to turn black.
I see the girls walk by dressed in their summer clothes,
I have to turn my head until my darkness goes.

I see a line of cars and they’re all painted black.
With flowers and my love, both never to come back.
I see people turn their heads and quickly look away,
like a newborn baby, it just happens everyday .

I look inside myself and see my heart is black.
I see my red door and it has been painted black.
Maybe then I’ll fade away and not have to face the facts,
it’s not easy facing up when your whole world is black.

No more will my green sea go turn a deeper blue.
I could not forsee this thing happening to you.
If I look hard enough into the setting sun,
my love will laugh with me before the morning comes

I see a red door and I want it painted black.
No colors anymore, I want them to turn black.
I see the girls walk by dressed in their summer clothes,
I have to turn my head until my darkness goes.

Hmm, hmm, hmm…

I wanna see it painted, painted black,
black as night, black as coal .
I wanna see the sun blotted out from the sky.
I wanna see it painted, painted, painted, painted black.
Yeah.

Hmm, hmm, hmm…

……………………………………………………..

Veo una puerta roja y la quiero pintada de negro.
Ningún color más, quiero que se conviertan en negro.
Veo a las chicas caminando con sus vestidos de verano,
tengo que volver la cabeza hasta que mi oscuridad se va.

Veo una línea de coches y todos están pintados de negro.
Con flores y mi amor, ambos nunca volverán.
Veo a la gente girar la cabeza y mirar hacia otro lado rápidamente,
como un bebé recién nacido, simplemente sucede cada día.

Miro dentro de mi mismo y veo que mi corazón es negro,
veo mi puerta roja y ha sido pintada de negro.
Quizás entonces desapareceré y no tendré que enfrentarme a los hechos,
no es fácil afrontarlo cuando todo tu mundo es negro.

Nunca más mi verde mar se volvera de un azul profundo.
No podía prever que esto te pasara a ti.
Si miro lo suficiente al sol cuando se pone,
mi amor se reirá conmigo antes de que llegue la mañana.

Veo una puerta roja y la quiero pintada de negro.
Ningún color más, quiero que se conviertan en negro.
Veo a las chicas caminando con sus vestidos de verano,
tengo que volver la cabeza hasta que mi oscuridad se va.

Hmm, hmm, hmm…

Quiero verlo pintado, pintado de negro,
negro como la noche, negro como el carbón.
Quiero ver el sol borrado del cielo.
Quiero verlo pintado, pintado, pintado, pintado de negro.
Sí.

Hmm, hmm, hmm…*

……………………………………………………..

* Traducido por el experto de siempre. Tú fíate y no corras….

Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s