La Canción del Día [23]

la cancion del dia23Holaquétal, estimados paseantes que todavía se dejen caer por aquí. Con la cara recién lavada con esa tradicional agua de San Xoan de todos los años, que mantendrá mi cutis joven y lozano para el resto de año. Con algo de resaca e ideas algo brumosas todavía después de una larga y agradable noche con amigos, celebrando esa cita del fuego y las hogueras, me asomo para dejar una de esas canciones que pueblan esta sección, con la que últimamente relleno mi falta de inspiración y ganas de escribir en este, mi rincón.

Una de esas canciones que están ahí, sepultadas en las más de 10.000 que contiene ese querido e insustituible maquinillo llamado iPod, sin el que ya ha llegado un momento en el que me resultaría casi imposible imaginar mi deambular por la vida. Casi cualquier momento de actividad o movimiento solitario, de caminar a lo que sea, de ir a donde sea, lo reclama. Creo que podría olvidarme la cartera, el móvil, los pantalones e incluso la cabeza, pero no al maquinillo y sus auriculares.

Y en señal de agradecimiento, él me suele premiar muchas veces, con pequeños momentos melómanos, de esos que siempre buscan los enamorados de la música. El de hoy me asaltó en una de esas caminatas que suelo hacer una vez a la semana, para visitar a mi querida progenitora y para disfrutar de su buena mano para la cocina, todo hay que decirlo, habilidad a la que hoy en día, ni siquiera me acerco. Normalmente y si el tiempo lo permite, suelo hacer un alto a mitad del camino y sentarme en una zona de escaleras en las faldas del Castro, desde la que se ve la ría de Vigo o lo que deja ver de ella el puto mamotreto que es el edificio de nuestro concello o ayuntamiento. Ver los barcos que pasan, el mar, el cielo, las Cíes, la otra orilla, Cangas, Cabo Home o simplemente los pajarillos, las flores y plantas de la zona ajardinada, las gaviotas o la gente que pasa, mientras medito y dejo libres mis pensamientos con la música sonando. Me gusta demorarme en antiguos y agradables recuerdos o añoranzas, que sentado allí me resultan especialmente vívidos, placenteros y cercanos. Una pequeña costumbre que me relaja bastante y que incluso ha llegado a serme necesaria. Un pequeño encuentro, de apenas diez o quince minutos de parada en el habitual camino, con algunos sentimientos y vivencias personales que se han quedado grabados y bien guardados, que ya serán inolvidables, que normalmente bullen y se pelean en mi cabeza, contradictorios y que allí parece que cobran armonía y paz, su lado más reconfortante y sedante, la cara del prisma que me las hace ver con cariño y ternura, se reconcilian consigo mismos, olvidando lo que fue mal y visitando lo mucho bueno, sin el lado oscuro que los suele acabar de ensombrecer la mayoría de las veces.

En esas estaba el otro día, enmimismado, sentado en esas escaleras, ajeno a todo, incluso a la música, perdido en mis cavilaciones, recuerdos, ensoñaciones, divagaciones, nostalgias, melancolías y a punto ya de retomar el camino, cuando empezó a sonar la canción que os traigo hoy, abriéndose paso a base de oscuridad, potencia y profundidad en mis auriculares. Me estaba levantando y sin apenas darme cuenta, me he vuelto a sentar. Silenciosa y enigmática al principio, llama mi atención, me capta, mientras una voz parece que se lamenta en una plegaria, acompañada de otra voz profunda, repetitiva, sin alma, autómata, que repite el título de la canción. Apenas me suena, pero el comienzo promete. Se va volviendo hipnótica en su ritmo, oscura, llena de tonos de lo más negro, machacona y algo robótica mientras los bajos empiezan a palpitar gruesos en el fondo. Todos esos ingredientes me empiezan a seducir, agarran mi mente y la centran, mientras se cuela sinuosa. El resto deja de existir. No veo, no respiro, no pestañeo, no siento, sólo escucho. De repente, una guitarra muy distorsionada rompe el escenario y se adueña de él, profunda, como desintegrándose, desgranándose mientras lanza sus acordes, va y vuelve, intentando no desvanecerse, lanzando arañazos abrasivos. No sé cómo acabará el tema, pero lo que he escuchado hasta ahora me tiene en trance, con los pelos de punta y las pupilas dilatadas, como drogado. La voz como en éxtasis, sigue en su dolida plegaria luchando contra la dura voz robótica de ritmo mecánico y milimétrico, acoplada a una percusión sincopada. La guitarra rota vuelve, lo abraza y lo posée todo subiendo la intensidad del sonido. Las voces luchan por no hundirse entre sus acordes rasgados, ácidos y pesados, intentando no perderse ni enmudecer en la locura sónica que les acompaña de fondo. Fundido a negro. Fin. Brutal. Lo que prometía su inicio se cumple hasta el final. La piel de gallina.

Suena el siguiente tema aleatorio y aún sigo con las pupilas dilatadas, bajando del viaje, tomando tierra, recreándome en las lisérgicas sensaciones que el paso de la canción han dejado en mi cuerpo y sobre todo, en mi mente. Un inesperado orgasmo musical, a quemarropa, cuando estaba con la guardia baja. La vuelvo a poner mientras reanudo el camino, consciente de que ya no será lo mismo, pero necesitándolo igual. Quiero escuchar otra vez esos bajos cavernosos, esa voz sin alma, esa voz dolida y, sobre todo, esa guitarra rota, distorsionada con maestría y llena de ácida locura. Y después, otra vez y otra, hasta que tengo que obligarme a parar, a controlar el vicio. Ni siquiera he mirado cómo se titulaba ni de quién era hasta que se me ocurre mucho después. La anoto mentalmente para buscarla y pasarla a mis favoritas. También para dejarla por aquí cuando me viera con ganas, aunque sé que desde aquí, en el blog, nunca sonará como desde dentro de mis auriculares y más de la mitad de su magia y de su fuerza se perderán como lágrimas en la lluvia. Eso fue la semana pasada. Os la dejo hoy, que parece que ya ha llegado el verano y me han robado mi primavera. De nada:

ArchiveNumb
(You all Look the Same to Me, 2002)

Nos vemos.

2 pensamientos en “La Canción del Día [23]

  1. jajajajjajaja!!…has caido en la tentacion de poner en modo bucle hipnotico una canción…jajjjajaja….ahora entiendes mis ataques obsesivos con alguna de las canciones que me gustan, repitiendola una y otra vez, hasta aprenderme cada sonido ..
    gracias por dejarla caer por aqui, para mi tambien ha sido todo un descubrimiento y un amor incondicional a primera escucha… yo tambien la he puesto varias veces seguidas… ese sonido a lo massive attack me encanta!
    creo que investigare mas sobre este grupo, lo que has puesto de ellos por aqui o alla, me encantan, como twisting…
    a mi me ha faltado lavarme la cara con esos manojitos de hierbas que vendian en el mercado y dejabas al rocio la noche de san juan, aqui no se estila, pero si que me la moje con agua del rio, que bajaba extremadamente caudaloso y con una luna llena enorme reflejada en sus agua, no es lo mismo, lo se, pero al menos, hice algo diferente la noche de san juan…
    disfruta del calor gallego, aqui si que estamos en estado primaveral, temperaturas suaves y dias extra largooooos
    un beso desde barcelona.
    hoy se va mi compi a ver el concierto de los smashing pumpkins…ya te contare! yo tambien me lo pierdo

  2. Hola, funzi, qué tal por Barsalona, ja,ja,ja…

    Cago en la… aquí sudando como cerditos, niña. Me han mangado la primavera. Envidia me das y suerte que tienes.

    Ná, sin el agua de San Xoan ya no tendrás el cutis tan terso y bello el resto de año como el mío, ja,ja,ja,ja…

    Ya me imaginaba que si la escuchabas te iba a gustar. Muy de tu estilo. Acabarás quemándola como siempre y siendo incapaz de volver a escucharla. Otros maduramos y dejamos malas costumbres, no como otras. Ya la tengo en la nevera para matar la adicción, je,je,je…

    Los Smashing Pumpkins ya no existen, te han engañado…

    Bicos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s