Canciones de Pachi [XXVII]

canciones de pachi27Holaquétal, estimados. Por aquí aguantando el tirón con el puto verano y sus rigores. Sin anestesia y sin vaselina, del invierno al calor sofocante sin paradas para aclimatarse con la primavera. Es lo que hay y hay que joderse. Así ando de cansino y perezoso con esto de escribir por aquí. Lo del calor no es lo mío, me duerme los bioritmos, me deja bajo mínimos, en plan cansino y bajo la ley del mínimo esfuerzo y del mínimo derroche de energías. Codiciando el fresco, la sombra y el mínimo movimiento en las horas más críticas, sin ganas de nada y más gruñón de lo habitual. Ni siquiera he podido apenas pisar la playuki este año, porque además del calor, ha hecho un viento bastante molesto que, en las playas abiertas y desiertas del norte a las que suelo escapar a la mínima ocasión, se convierte en un vendaval inaguantable que no te deja disfrutar de ellas. Si no es por una cosa es por la otra y mientras, tan moreno como la teta de una monja seguimos. Apenas un par de escapadas mañaneras en bici, muy temprano, en plan casi furtivo, a una playa del pueblo no muy concurrida a esas horas, para un chapuzón rápido y huir antes de que lleguen las hordas peleándose por aparcar su trastos, por colocar sus toallas y que el sol empiece a picar demasiado.

Con ese aplane físico y mental, esa desgana como filosofía de vida, me resulta difícil y no me encuentro la mayoría de las veces ganas de asomar por aquí y menos a esta sección, la de mis canciones especiales, a la que ya estoy empezando a dar por agonizante por falta de ideas y combustible. La que más trabajo me da, la que me cuesta más esfuerzo, está siendo la que más nota los daños colaterales del calor veraniego. Ya me cuesta con el viento a favor, o sea con el viento en contra se torna casi imposible. Menos mal que hoy a refrescado un poco, porque la borrasca atlántica no nos ha pegado de lleno como hasta ahora acostumbraba, sólo nos ha rozado. Cojonudo. Ayer estaba nublado y el bochorno era de esos de pegarse un tiro. Hoy se respira por lo menos.

……………………………………………….

Eso todo lo escribí hace un par de días. El optimismo se ha esfumado con una ola de calor africano que nos ha caído encima como el plomo fundido. Ideal para tenerme la mar de contento y feliz de haberme conocido.

El caso es que, hace unos días, de improviso, dos o tres neuronas de esas que debo tener adormecidas por ese puto calor, se despertaron, se conectaron, dieron un pequeño chispazo de vida, comentaron entre ellas y me susurraron al oído algo así como, – Oye, tío, no te parece que te estás olvidando de esta canción?Esa canción?, dije yo. – Sí, esa canción, coño, que pareces que andas apapaostiado, tío! O por lo menos alguna de ese disco, joder, me contestaron mis recién despertadas neuronas. La hostia, después de analizarlo un momento, de procesar la información inesperada, no me quedó más remedio que darles la razón. No me había acordado ni remotamente de esa canción y esa canción debería de estar aquí, en esta sección de mis favoritas de todos los tiempos, sin duda, de las de sí o sí. Me da igual si se me ocurre alguna historieta o anécdota, alguna chorrada al respecto de ella, pero tiene que estar entre las elegidas.

Sin duda, la canción es un auténtico clásico del rock, incluída en un disco que es igual de clásico que la canción. Sin duda me trae recuerdos de aquellos maravillosos años de la pubertad-adolescencia e incluso más allá. Un grupo, AC/DC, que fue mi predilecto durante muchos años, como ya os he contado por aquí o por aquí en este blog. AC/DC era mi grupo y Bon Scott, mi ídolo, el mejor, la hostia en verso, lo más de lo más. Pero mi querido Bon la palmó, de manera no muy glamourosa además, según reza la leyenda. A muchos nos dejó casi huérfanos. Vivió rápido, murió joven y dejó un mítico cadaver.

Y ahora qué?, nos preguntábamos muchos. Quién puede sustituir a alguien como Bon Scott y no cagarla en el intento? Sería el fin de los AC/DC o no? No tardó mucho la respuesta de los australianos. Poco más de un año. Nuevo disco, todo de negro fúnebre, con el famoso logo del grupo, en un pequeño homenaje al difunto, de título Back in Black, según las noticias que pude vislumbrar anunciado en alguna revista como el HeavyRock, colgada en algún kiosco o comprada por alguno de mis hermanos, en aquellas épocas en que las noticias no volaban a la velocidad de ahora, con la internete, redes sociales y mierdas parecidas. Tampoco tardé mucho en ver la imagen el sustituto de mi adorado Bon, en alguna de esas portadas, o en algún tugurio o garito de los que frecuentaba en esas épocas, con las primeras imágenes de esa respuesta en algún programa de música o en algún vídeo VHS de aquellos, de la mano la canción que mis neuronas me han venido a recordar después de tantos años.

Con esas primeras imágenes conocimos al que tendría la difícil tarea de estar a la altura, que no hacer olvidar, a su ya legendario predecesor en las tareas vocales. El encargado de seguir llevando a buen puerto lo que Bon Scott y compañía habían empezado y que habían dejado con el listón muy alto en el Highway to Hell, clásico entre los clásicos. Conocimos y vimos dar sus primeros pasos a un joven y desconocido Brian Johnson, un tipo robusto, con aspecto de camionero juerguista y pegado a una curiosa gorra que haría su marca de la casa. Siempre es difícil ese cambio, más todavía si la pieza que falta es tu ídolo de juventud, pero mentiría si dijera que ese disco de luto no estuvo a la altura. Lo estuvo, joder si lo estuvo. Incluso, para muchos, entre los que no me incluyo, batiendo a su anterior referencia de la autopista hacia el infierno.

No me voy a poner ahora a destripar el Back in Black, si tal, otro día. Tampoco compararlo con el de la autopista hacia el infierno. Ni son demasiado comparables ni sería mínimamente objetivo. El Highway to Hell siempre será mi favorito del grupo por múltiples razones y punto. Sin embargo, con el disco de luto siguieron su camino hacia lo más alto de la mejor manera imaginable, teniendo en cuenta esa falta de un pilar indiscutible. Un camino distinto, pero que me convenció a la primera en aquellos maravillosos años. Como detalle sólo diré que es el segundo album más vendido de la historia, sólo por detrás del Thriller de Michael Jackson. Ojito al dato.

Siguieron su camino y dejaron muchas cosas atrás en su estilo. Muchas de las cosas que me los hacían tan especiales. Aquella mezcla de blues, rock, boogie, hard-rock e incluso folk, aderezada con la incendiaria, chulesca y divertida figura de Bon Scott, se transformó en una fórmula más simple, puro hard-rock, lleno de riffs asesinos y con una voz más agresiva, pero también más plana y falta de matices. Lo que no fue obstáculo para soltarnos ese pepinazo a la línea de flotación que es Back in Black. La voz del camionero Brian luce a un altísimo nivel en este disco y no hay nada que objetarle.

Sin embargo, para mi, fue también el principio del fin en esa admiración por los AC/DC. Ese cambio de estilo, esa falta de matices, ese ir a piñón fijo, me hizo ir perdiendo interés, empezar a sentirme decepcionado con cada disco que sacaban, demasiado parecidos en estructura, casi de canciones clónicas, previsibles, sin sorpresas, aunque a veces dieran en la diana. La fórmula me parecía agotada. Además, esa potente y agresiva voz que exhibía Brian en el disco negro, poco a poco se fue deteriorando por los excesos y las interminables giras, llegando a veces a resultarme molesta y una pálida sombra de lo que había sido. Creo que me fui comprando religiosamente todos sus discos, como se hacía en aquellos tiempos, hasta el Fly in the Wall en el 85, que ya incluso me pareció malo. En ese intervalo creo que solamente disfruté bastante del Flick of the Switch y su sonido guarro y sucio. El resto, ya no los he comprado en vinilo en cuanto salían. Tengo alguno pillado años después por nostalgia en alguna oferta o de segunda mano, pero aquello ya no era lo mismo. Era pura rutina y amor a algo que ya no estaba ni volvería. Hasta que lo dejé estar, me fui quitando, dejé de seguir ese camino. Hace algunos años que ni siquiera escuchó su penúltimo nuevo disco, ni asisto en primera fila a su quizás digna decadencia. No lo sé, ya no es mi rollo. Siempre me queda lo de antes, cuando eran los verdaderos jefes del cotarro. Siempre tengo a mano el Back in Black y sobre todo, el Highway to Hell. Imprescindibles en mi discoteca.

Así que para hoy, he pensado dejaros como medicina mi tema favorito de ese album negro, que grabaron en homenaje póstumo a mi ídolo de aquellos años. Un tema que es una perfecta descripción del nuevo camino. Caña, guitarras, riffs a punta pala, solos que quitan el aliento, agresividad, sexo y una voz que sale casi de los hígados. Un tema que ha sido escogido por los fabricantes de la mítica marca de guitarras Gibson como el que tiene el mejor riff de rock de todos los tiempos, obra de ese loco vestido de inocente colegial llamado Angus Young. Con el comienza la segunda cara del vinilo, de una manera mítica, poderosa, arrasando con ese riff duro, contundente, matador, con esa voz áspera, rasposa y que se desgañita como si fuera el fin del mundo, volviendo de la oscuridad como si no hubiera mañana. Uno de esos temas que invitan a subir el volumen, a joder vivos los altavoces, a dejarse poseer por las diabólicas guitarras, a desnucarse a su ritmo, a corear y a gritar como endemoniados. Y sobre todo, recuerdo como si fuera ayer, como iba subiendo el volumen más y más para no perderme nada de ese solo de Angus que da final a esta mítica canción. Quedan en compañía de un verdadero clásico de abundantes quilates, de los que tenían que pasar por aquí, sí o sí. Hasta la próxima, si el calor no puede antes conmigo.

AC/DCBack in Black
Back in Black, 1980

Don’t try to push your luck, just get out of my way.

……………………………………………………………….

Back in black,
I hit the sack,
I’ve been too long, I’m glad to be back
(I bet you know I’m…).
Yes, I’m let loose
from the noose
that’s kept me hanging about.
I’ve been looking at the sky
‘cause it’s gettin’ me high.
Forget the hearse ‘cause I never die.
I got nine lives,
cat’s eyes.
Abusin’ every one of them and running wild.

‘Cause I’m back.
Yes, I’m back.
Well, I’m back.
Yes, I’m back.
Well, I’m back, back.
(Well) I’m back in black.
Yes, I’m back in black.

Back in the back
of a Cadillac.
Number one with a bullet, I’m a power pack.
Yes, I’m in a bang
with a gang.
They’ve got to catch me if they want me to hang.
Cause I’m back on the track
and I’m beatin’ the flack.
Nobody’s gonna get me on another rap.
So look at me now,
I’m just makin’ my play.
Don’t try to push your luck, just get out of my way.

Well, I’m back, yes I’m back.
Well, I’m back, yes I’m back.
Well, I’m back, back.
Well I’m back in black.
Yes I’m back in black.

Hooo yeah.
Ohh yeah.
Yes I am.
Oooh yeah, yeah oh yeah.
Back in now.
Well I’m back, I’m back.
Back, I’m back.
Back, I’m back.
Back, I’m back.
Back, I’m back.
Back.
Back in black.
Yes, I’m back in black.

Out of the sight!!!

……………………………………………………………….

Vuelvo de la oscuridad,
golpéo el saco.
Ha durado demasiado, me alegra haber vuelto
(apuesto que sabías quién soy….).
Sí, conseguí liberarme
de la soga
que me mantenía dando vueltas.
He estado mirando al cielo
porque así he conseguido mantenerme en lo alto.
Olvídate del coche fúnebre porque nunca moriré.
Tengo nueve vidas
y ojos de gato.
Abuso de todas ellas y corro salvajemente.

Porque estoy de vuelta,
sí, estoy de vuelta.
Pues bien, estoy de vuelta,
sí, estoy de vuelta.
Pues bien, estoy de vuelta, estoy de vuelta.
(Pues bien), volví de la oscuridad.
Sí, volví de la oscuridad.

De vuelta en la parte de atrás
de un Cadillac,
el número uno con una bala, soy una fuente de poder.
Sí, estoy en una bronca
con una banda.
Tienen que atraparme si me quieren colgar.
Porque he vuelto al camino
y estoy derrotando a las críticas.
Nadie volverá a censurarme.
Así que mírame ahora,
tan solo juego mis cartas.
No intentes tentar tu suerte, tan solo apártate de mi camino.

Pues bien, estoy de vuelta, sí, estoy de vuelta.
Pues bien, estoy de vuelta, sí, estoy de vuelta
Pues bien, estoy de vuelta, estoy de vuelta.
Pues bien, volví de la oscuridad.
Sí, volví de la oscuridad.

Hooo, sí.
Ohh, sí.
Si, soy yo.
Oooh, sí, sí, oh, sí.
Ya estoy de vuelta.
Pues bien, estoy de vuelta, estoy de vuelta.
De vuelta, estoy de vuelta.
De vuelta, estoy de vuelta.
De vuelta, estoy de vuelta.
De vuelta, estoy de vuelta.
Estoy de vuelta,
volví de la oscuridad.
Sí, volví de la oscuridad.

Piérdete de vista!!!.*

……………………………………………………………….

* Sigan sin fiarse un pelo de la traducción. Se lo digo yo.

Nos vemos.

Los comentarios son bienvenidos...

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s